Desde hace ya varias semanas, en Inca, ha habido una série de cambios. No hablamos tan solo de las obras que han habilitado la posibilidad de que el nuevo tren-tranvia, pueda estacionar en la estación, para el nuevo servicio “IncaExpress”, sobre el cual ahora no vamos a entrar en detalle.

Hablamos de los cambios de acceso y salida de la estación de Inca. Hasta hace unas semanas, a la estación se podía acceder (y salir de esta) por dos partes.

Accesos a estación Inca

Accesos a estación Inca

Los dos accesos eran tanto de entrada como de salida. Y en los dos accesos había una máquina para comprar el ticket y poder entrar en la estación, además de la ventanilla que hay en la caseta de la estación, en la cual podemos comprar el ticket a un vendedor dentro de los horarios que hay asignados.

De pronto, hace unas semanas, cerraron el acceso que en la imágen está marcado con una cruz roja en la parte inferior de esta. Para empezar, esto hace que el usuario, en caso de que quiera entrar a la estación desde la zona de Cristo Rey, tenga que dar una vuelta increible, ya que ha de recorrer más de 300 metros para poder entrar desde el otro lado.

Pero no queda ahí la cosa. Ahora, la situación actual de la estación es que tenemos una zona de entrada, y otra de salida.

Acceso nuevo Estacion Inca

Acceso nuevo Estacion Inca

Como se puede ver en la imágen, ahora, en la caseta de la estación, esta la zona de “Entrada”. Y en lo que vendría a ser la zona cercana a la parada de taxis, han habilitado una zona de “Salida”, habiendo instalado unos tornos para la causa. Y no solo eso, también han instalado dentro de la estación, dos máquinas expendedoras de tickets. ¿Para qué dos máquinas dentro, si para entrar, supuestamente has de hacerlo con el ticket? Pues estas dos máquinas, son para poder comprar el ticket para SALIR, ya que muchos usuarios viajan en tren accediendo a este sin tener la posibilidad de comprar el ticket, y al llegar a una estación cerrada como es Inca (y pocas más), se ven ante una situación una tanto extraña. Han entrado al tren desde una estación en la que no había ninguna máquina ni forma de obtener un título de transporte, y una vez dentro del tren, tampoco ha pasado ningún interventor el cual les pueda vender y dar tal título. Entonces, al llegar, se encuentran con que no tienen el ticket necesario para salir. Pues para eso han instalado dos máquinas expendedoras de tickets.

¿Que bien, no? Dicho así, parece que el asunto está solucionado. Pero no, sucede algo grave, y es que durante todo el viaje, el usuario que al llegar a la estación de Inca que ha viajado sin ticket, y ha de comprarlo para salir, no es que haya viajado sin ticket, es que al viajar sin ticket, ha viajado sin el Seguro de Viajero Obligatorio. Es decir, ha viajado, sin ninguna garantía que le cubra en caso de accidente. Y para colmo, al llegar a la estación destino, ha de pagar por un trayecto en el que ha viajado totalmente desprotegido.